lunes, diciembre 20, 2010

Internet, red de redes para merluzos frescos


Se escribe mucho acerca de los “peligros de internet”, lo fácil que es acudir al Dr. Google y encontrar cientos de páginas (miles, más bien) repletas de información, accesible para cualquiera que acuda a ellas. ¿Cualquiera? Sí, en parte. Para ello solo necesitas conexión a internet (propia o del vecino) y un ordenador, o un móvil, o una televisión, o una nevera... y algo de criterio. ¿Y qué es eso del criterio? En este supuesto viene a ser algo así como la capacidad crítica de separar el grano de la paja.

A pesar de la opinión del venerado Homer Simpson, no todo lo que dice la televisión es cierto y, por extensión, tampoco lo es todo lo que ofrece internet. En la red podemos encontrar “aberraciones” de todo tipo, algunas muy bien presentadas, en un portal con apariencia seria y bajo el nombre de algún tipo de asociación, fundación u organización. Para muestra un botón.

En esta web, la gente de la fundación Kovacs (a quien prometo dedicar una entrada) se encarga de promocionar, por ejemplo, la neuroreflejoterapia a costa de “ningunear” cualquier otra actuación terapéutica en base a la evidencia científica actual...
(Si alguien quiere evidencia científica de calidad que no dude en navegar por la web del Instituto McKenzie).

Los foros (y los blogs) tampoco son el mejor lugar “para aprender” porque no existe ningún filtro a la hora de controlar quién escribe (un servidor, sin ir más lejos), por lo que podemos estar leyendo los consejos del mejor especialista de la región pero también los del chamán inca de turno.

Los pacientes que comparten sus experiencias abiertamente pueden muchas veces contribuir involuntariamente a aumentar nuestros miedos e incertidumbres más que a ayudarnos con su testimonio. “Después de tres años con periostitis tibial he tenido que dejar de correr porque no existe tratamiento posible...” leyó hace poco un paciente que acudió consulta en un foro de corredores. Y vino porque le obligó su pareja, a la cual había tratado anteriormente, porque, obviamente, para él, no había más solución que dejar de correr...

Y ¿qué buscamos en internet? Mucha gente se dedica a buscar lo que quiere encontrar. Intentaré explicarme: muchas veces, cuando pedimos consejo, esperamos que alguien nos diga lo que queremos escuchar. En caso contrario seguiremos buscando otro consejero mejor. Sucede lo mismo a la hora de realizar una búsqueda por la red de redes, que no buscamos con objetividad (ni criterio) porque nuestra objetividad no existe. Intentamos encontrar lo que nosotros consideramos que tenemos (o queremos tener). Y luego esta gente acude a consulta para obtener una confirmación de “su” diagnóstico (y más vale que así sea...).

Leí hace ya cierto tiempo, en un libro que para mi es imprescindible, "¿Por qué las cebras no tienen úlceras?", de Robert M. Sapolsky, la relación entre ansiedad y locus de control por medio de una serie de experimentos. Creo recordar uno en el que a dos ratas separadas en dos jaulas, se les administraba pequeñas descargas eléctricas a través del suelo de manera aleatoria, sin un patrón definido, puro azar. Una de las dos ratas tenía en su jaula una palanca a modo de interruptor, que si pulsaba durante una de las descargas, conseguía que esta se detuviera en las dos jaulas(las ratas aprenden rápido a usar palancas e interruptores, especialmente cuando son recompensadas con comida al hacerlo). Podía influir activamente en la causa de su malestar y el de su compañera. Al realizar una autopsia a las dos ratas sujetos del experimento se observó que la que tenía la palanca en su celda tenía menos estrés en sangre pese a que ambas habían sufrido del mismo modo.


Así pués se decidió realizar un segundo experimento, igual al anterior, con la diferencia de que una vez aprendido el funcionamiento de la palanca, se desconectaba el interruptor, por lo que el hecho de pulsar la palanca no producía ninguna acción sobre la corriente. En este caso, de nuevo, la rata que tenía la palanca en su jaula tenía menos estrés en sangre a la hora de realizar la autopsia. Ahora no existía un mecanismo activo de control sobre el malestar, pero, según comentaba el autor, parece que el razonamiento de la rata sería algo asi como "si pulsando la palanca estoy recibiendo los chispazos que estoy recibiendo, ¡imagina qué pasaría si no la pulsase!".

El hecho de que crea que puede influir de algún modo en la situación parece que en cierto modo le quita hierro al asunto.

La búsqueda en internet pretende ser esa palanca desconectada, el encontrar respuestas a mi dolor, conocer los testimonios de gente que ha pasado por donde estoy pasando yo (sin tener muy en cuenta que solo hay un "yo"). El problema es que estamos trabajando con un arma de doble filo.

Cuando empezamos nuestra andadura profesional y acudimos a nuestro primer congreso, no tenemos suficiente bagaje como para discriminar qué información es válida, qué cursos son buenos, quién nos esta vendiendo simple y llano humo... Hace un año, creo recordar, tres amigos y compañeros fisioterapeutas acudieron a un "Congreso de terapia manual" en el que, por ejemplo, uno de los ponentes se sacó de la manga que haciendo el "test de Lassegue" podíamos distinguir el nivel lumbar en el cual existía la disfunción según los grados de flexión de la cadera libres de dolor. La gente copiaba sin más hasta que, un molesto (y grandioso) "espectador" preguntó por la evidencia que respaldaba dicho comentario, a lo que otro ponente, compañero de mesa, le hizo recurrir al Kapandji para dar por resulta dicha impertinencia...

Si no tenemos unos conocimientos báscios a la hora de interpretar la información que internet nos ofrece, podemos salir escaldados porque en lugar de obtener ese locus de control interno, ese "puedo influir en mis síntomas", nos podemos encontrar con ese "tienes una enfermedad crónica para la cual no existe tratamiento... deja el deporte, deja el trabajo, mira a ver si te contratan de tertuliano en un programa del corazón, y toma pastillas, atibórrate a pastillas azules...

Cuando visiten al Dr. Google no olviden que pueden encontrar perlas como ésta pero sin clave de humor... a menos que te haga gracia el quiroprácito inka... (a mi me da más bien miedo...).

13 comentarios:

Blogger PHISIOS: OSTEOPATÍA EN LINARES ha dicho...

Hola Carlos...Realmente una entrada muy acertada...Cada vez son más los pacientes que vienen con su "diagnóstico-web"...Estoy seguro de que llegará el día en que la gente sepa donde mirar...como con la televisión...que al final la gente sabe lo que vale y lo que no vale la pena ver.

Por cierto...espero que el chaman al menos le regalara la toalla al "parapléjico"...jajaja...Espero algún dia tener una camilla de tratamiento tan buena como la suya...El puntazo es la lamparita de mesa de fondo...jajaja

Un abrazote: David

9:07 p. m.  
Blogger Carlos López Cubas ha dicho...

Por cierto, villovi,
¿sabías que, por un despiste sensacionalista de un periodista, a Sapolsky le han tachado los últimos meses de "lavacerebros"?
le han acusado, con la ignorancia por bandera, de querer aplicar una vacuna para el stress...
no hay nada como interpretar a la ligera la ciencia para despertar la conjura de los necios (y con ello, me permito un guiño a mi novela favorita de John Kenedy Toole, así, sin más)
échale un vistazo a este ejemplo del eco de la noticia http://pijamasurf.com/2010/08/%C2%BFvacuna-cura-el-estres-o-devora-el-cerebro-y-nos-vuelve-esclavos-pacificos/

9:40 p. m.  
Blogger villovi ha dicho...

Carlos:

Ja, ja, ja. Muy buen aporte. Desconocía dicho dato... en fin. Por cierto he intentado escribir un comentario en tu blog pero tras tres fallidos intentos (y cada vez pensando "auch! no he guardado el texto") lo he dejado por imposible. Luego lo intentaré una vez más!

Un abrazo!

10:37 p. m.  
Blogger villovi ha dicho...

David:

Me inquieta el fruto de tu reflexión. Quiero decir, "llegará un día en que la gente sepa donde mirar.. como con la televisión... que al final la gente sabe lo que vale y lo que no la vale la pena ver". Ójala fuera cierto lo que dices, pero lo índices de audiencia lo que plantea es que no encanta la basura, lo vulgar, lo morboso... no nos preocupa en exceso la veracidad, la transparencia, la verdad...

Espero que llegue el día en que la gente camine sin las orejeras que le limitan el campo de visión...

Un abrazo grande!

10:41 p. m.  
Blogger villovi ha dicho...

Carlos:

Sí se ha publicado finalmente el comentario! No me había dado cuenta.

P.D- abrazo igual de grande que para David.

10:43 p. m.  
Blogger Fran Latorre ha dicho...

Hola Villovi,
Muchas gracias por tu publicación y por compartir tus inquietudes con nosotros me ha parecido muy interesante. La verdad es que he de reconocer que algo ha llamado poderosamente mi atención, y es la subjetividad en la búsqueda de información/consejo a la que haces alusión, si a esto le añadimos el comúnmente reconocido refrán “mal de muchos consuelo de tontos ”, todos y cada uno de nosotros tendemos a escondernos bajo la manta del colectivo y eso genera más taras a la hora de obtener la información deseada para nuestro diagnóstico-web como dice David, como pacientes. A todo esto sumamos las aferencias o informaciones recibidas de otros usuarios como en la cola del pescado, esto se puede ir de las manos. Esta semana pasada pase por la rotación en la unidad del dolor, perteneciente al Máster Universitario en Estudio y Tto del Dolor, cuando pude observar el miedo infundado que sentían los pacientes al enfrentarse a una punción epidural y en casi todos se presentaba el mismo patrón, “es que me han dicho…he leído en internet… la vecina de mi prima….etc”, curiosamente los que se habían sometido con anterioridad a esta intervención venían mucho más tranquilos y sabían que no se les ocasionaría dolor alguno. Y así es, como sabemos la aplicación de un anestésico local previamente a la punción y el déficit de nervios segmentarios a nivel de la dura posterior hacen prácticamente indoloras este tipo de actuaciones.
Por otro lado y mirando en nosotros mismos ahora como fisioterapeutas, existen los que dependen de superiores en cuanto al desempeño de las funciones y que normalmente sus búsquedas y actuaciones no siguen un rigor científico, este grupo responsabilizará al superior sin dudarlo. Pero los que nos encontramos solos y dependemos de nosotros mismos para solventar un problema, por la cuenta que nos trae, este debe estar respaldado científicamente y si lo está también en la práctica clínica mejor que mejor. Para apoyar esto me gustaría que visualizarais este documento. Es una reproducción de un estudio de Stanley Milgram que realizó en Yale en los años sesenta para estudiar el impacto de la autoridad en la obediencia de la población. Aquí dos individuos se sometería a un rol diferente cada uno, uno sería el examinador y el otro el encuestado. El encuestado aprende unas 30 preguntas/respuestas y cuando cree saberlas se le conecta a unos electrodos, a cada fallo se le aplica una descarga cada vez mayor, se llega hasta dosis letales y ambos lo saben. Lo que el examinador no sabe es que el usuario que tiene enfrente es un actor y que los gritos y actitudes retadoras para no seguir sufriendo es todo un farsa para ver hasta donde se llega si tienes alguien que asume las responsabilidades por ti.
Para finalizar y como dice un gran amigo:” Internet es una herramienta y la eficacia de esta, depende mucho del criterio o el sentido común del usuario.” A lo que añado: “si no dispusiéramos de esta herramienta aún estaríamos más perdidos”
Bueno me gustaría despedirme de los 3 mosqueteros: Villovi, David y Carlos y desearos FELICES FIESTAS!!!

P.D. David si quieres podemos hacer un pedido conjunto para ahorrarnos los gastos de envio en las toallas chaman.

1:18 p. m.  
Blogger Samfrado ha dicho...

Hacía tiempo que no escribías en el blog. Felicidades por la vuelta. Tengo pendiente leer el libro de las cebras no tienen úlceras, tenía buenas referencias de él.

En tufisio también habló David del mismo tema:
http://tufisio.net/salud-en-internet-podemos-obtener-informacion-no-diagnostico-o-tratamiento.html

Allí comentamos algunas acreditaciones como el HONcode o Web de Interés Sanitario que velan un poco por la calidad de una web sobre salud y a David le sirvió porque consiguió esas acreditaciones.

Te dejo algunos enlaces que me gustaron sobre timos del tipo de la quiropraxia inca:

La magnetoterapia, un despilfarro de millones de dólares:
http://www.cienciakanija.com/2007/05/23/magnetoterapia-un-despilfarro-de-mil-millones-de-dolares/

Esto nos toca de cerca, en pleno extasis de Vitaljoyas y Power Balances:
http://www.terapiamagnetica.com/

(Por cierto, en el dicionario de la RAE no viene quiropraxia pero sí quiropráctica. La asociación española de quiropráctica (AEQ) llama a quienes dicen de sí mismos que hacen quiropraxia, INTRUSISTAS)
http://www.quiropractica-aeq.com/


Para magufada gorda la revista D-Salud:
http://www.dsalud.com/
(el último número se titula: "la medicina: ciencia o pseudociencia"

El director de la revista lo fué también de la revista "Más allá" y por si con eso no te digo nada, mantenía diálogos con un extraterrestre que le desvelaba secretos sobre nuestra salud y remedios. Lo que no quita para que le hayan llevado a debates televisivos que han acabado mal (de algunos lo echan de otros consigue que el resto de contertulios se vayan...)

Nos vemos en la red.

2:16 p. m.  
Blogger Samfrado ha dicho...

Cada vez es más difícil distinguir la ciencia buena de la publicidad, el marketing y el engaño.
Teniendo en cuenta que las compañías farmacéuticas tienen sus tejemanejes.

http://rehabilitacionbasadaenlaevidencia.blogspot.com/2010/09/sobre-los-manejos-de-algunas-companias.html

y que universidades serias o colegios oficiales avalan cursos chorras de pseudociencias:

http://listadelaverguenza.blogspot.com/

O que según la ARP-SAPC (Sociedad Para el Avance del Pensamiento Crítico) la mayoría de los estudiantes de bachillerato españoles y gran parte de los universitarios creen en fantasmas, ovnis, energías misteriosas y en el zodiaco... pues mal vamos.
http://www.escepticos.es/

Hay médicos que se pasan al bando de las terapias alternativas o creen en métodos y conceptos sin bases y que contradicen lo que sabemos con más certeza. Y muchos, muchos fisioterapeutas que también. Es una lacra para nuestro trabajo.

2:30 p. m.  
Blogger Clínica de Fisioterapia Prazer ha dicho...

Lo primero, saludaros a todos, cuanto bueno!!! (fisio y no fisio también...jeje).
No tengo mucho más que aportar a lo que habeis dicho todos, totalmente de acuerdo.
Sinceramente creo, que el problema está en la base, aquí lo hemos trasladado a nuestro ámbito, el sanitario, pero la cosa parece algo más sociocultural.
En nuestro caso probablemente muchos de nosotros (fisios) (y algún médico también)hemos alimentado algún que otro temor, alguna creencia, vete tu a saber.

Saliendome ya de los padecientes, deberiamos los profesionales, sobre todo,recuperar o quizás encontrar ese punto crítico necesario.
Cuestión de tiempo?

10:21 p. m.  
Blogger villovi ha dicho...

Fran:

Un placer leerte. Conocía el estudio al que haces referencia. Muy buen aporte. Es un tema interesante, porque como dices, bajo el manto de la obediencia, uno puede respaldarse en el "simplemente cumplía ordenes". De hecho, cuando hablo con algún compañero que, como tú mismo planteas, trabaja dirigido por alguien, no se preocupa de si el tratamiento pautado puede o no ser el más recomendable, hasta llegar al punto de haber realizado un tratamiento prescrito para una prótesis de rodilla en la pierna derecha cuando su paciente había sido intervenido de la rodilla izquierda...

Felices fiestas, pero espero poder publicar otra entrada antes de las fiestas donde podremos felicitarnos de nuevo! Un abrazo.

10:28 p. m.  
Blogger villovi ha dicho...

Samuel:

Hacía mucho tiempo que no pasaba por aquí. Un año complicado en muchos aspectos han hecho que descuide en exceso esto del blog. Me apetece mucho seguir compartiendo experiencias y anécdotas con vosotros porque como siempre digo, aprendo muchísimo con vuestros aportes siempre interesantes.

Un saludo.

10:34 p. m.  
Blogger villovi ha dicho...

Jorge:

Estoy de acuerdo contigo. La base no debe hacer referencia solamente al plan de estudios del fisioterapeuta. La medicina debe actualizar conocimientos en el campo del dolor, y la sociedad en general debería conocer aspectos básicos relacionados con la salud para intentar evitar precisamente esas incongruencias que se promocionan muchas veces desde programas de salud televisivos, revistas sanitarias y consultas de profesionales.

Creo que esto del sentido crítico es algo fundamental para poder seguir evolucionando como profesionales.

Un abrazo.

10:40 p. m.  
Blogger PHISIOS: OSTEOPATÍA EN LINARES ha dicho...

Y el area prefrontal "da mucho que pensar"...Este enlace es muy interesante..."MAS CALIDAD Y MENOS CANTIDAD":

http://www.marketingdirecto.com/especiales/neuromarketing/el-lado-oscuro-de-la-busqueda-insaciable-por-informacion-en-internet/?utm_source=MarketingDirecto&utm_medium=Teletipo

Un abrazote y feliz entrada de año para todos!!!

9:34 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal