martes, marzo 15, 2011

El reto de cero a cien


Reto: Objetivo o empeño difícil de llevar a cabo, y que constituye por ello un estímulo y un desafío para quien lo afronta. Otra definición sería:Provocación o citación al duelo o desafío.

Cuando me “invitaron” al “reto de cero a cien”, francamente pensé que era una locura. No que fuera difícil de llevar a cabo, que era imposible hacerlo en el tiempo que tenían previsto. Pasar del “sedentarismo” (llevo más tiempo del que debería sin hacer prácticamente nada) a hacer un ultramaratón. Una carrera de cien kilómetros en una sola etapa. Imposible.

Tengo la gran suerte de tener un trabajo en el que conozco a muchísima gente. Cada uno con sus gustos, sus aficiones y sus excentricidades. Los “deportistas” tienen unas peculiaridades que les son propias. Dentro de ese “grupo”, los corredores posiblemente se llevan la palma.

He tratado muchos corredores de fondo, de larga distancia. Nunca he entendido lo de intentar superar la barrera de un maratón. ¿No son suficientes 42’195 kilómetros? Me parece insano. Una agresión al cuerpo completamente innecesaria... hasta que acepté el desafío.

Y ahora me gustaría hacer ciertas reflexiones en voz alta. El planteamiento del reto esta muy bien hecho. Antes de nada hemos pasado por la consulta de un médico deportivo, nos hemos sometido a analíticas, electrocardiogramas y pruebas de esfuerzo para descartar cualquier complicación que contraindicara el objetivo que nos hemos marcado.

Nos ha visto un endocrino y una nutricionista (nos quedamos sin duda con la última). Tenemos una dieta personalizada. Un podólogo le hizo unas plantillas a Víctor ya que necesitaba hacer una corrección en su marcha, y al menos una vez por semana estamos acudiendo a fisioterapia.

Llevamos un calzado cómodo y con suficiente amortiguación. Vamos equipados en función del entrenamiento previsto. Para los rodajes largos salimos con un “Camel bag” para ir siempre bien hidratados. En base al requerimiento energético del entrenamiento nos avituallamos en consecuencia.

Toda la planificación ha sido elaborada por dos licenciados en educación física y semanalmente se adapta, en la medida de lo posible, a las sensaciones que tenemos después de cada revisión.

No hay ningún objetivo de marcas. Entrenamos en base a la frecuencia cardiaca. Siempre respetando al corazón, de manera progresiva, con un buen calentamiento antes y con sesión de estiramientos después. Combinando los rodajes con entrenamientos específicos en el gimnasio.

Una de las cosas que he aprendido trabajando con tantos pacientes con patología crónica es la capacidad de superación. Creer en uno mismo, sin autolimitaciones. Marcándonos pequeñas metas, observando el resultado del trabajo bien hecho día a día. Desoyendo a los “no puedo” que nos decimos nosotros mismos.

¿Es una locura? Lo es hacer este tipo de carreras con frecuencia, entrenar al límite de nuestras capacidades, hacer algo como esto sin supervisión, sin planificación, sin idea...
Creo que lo que vamos a hacer es simplemente un reto. Un reto a nosotros mismos. A nuestras mentes. A los tópicos... ¿imposible? ¡Ay, amigo mío! Que poco nos conoces...

Síguenos aquí

3 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

pues mucho animo, por que se necesita!! te admiro amigo mio...

kinect

9:52 p. m.  
Blogger Samuel Franco Domínguez ha dicho...

Varios compañeros médicos rehabilitadores corren maratón. Uno de ellos tenía en su consulta una foto del recorrido de una maratón y de él mismo corriendo en ella. Pasé varios meses en su consulta. Aveces un paciente le decía: "ya no puedo hacer más". Alguna vez le contestó: eso pensaba yo cuando llegué aquí, señalando la mitad del recorrido.

Los maratonianos son increíbles. La sensación más extraña que he tenido es ver a corredores de 70-80 años llegar a meta tras una media maratón. También algunas mujeres.

Teniendo en cuenta la cantidad de veces que en rehabilitación o en fisioterapia tratamos casos aparentemente imposibles la verdad es que sí. ¿Donde está el límite de lo que se puede lograr con entrenamiento?

5:51 p. m.  
Blogger Samuel Franco Domínguez ha dicho...

Ánimo. Ya contarás cómo te queda el cuerpo. Vas a sentir lo que debe ser la fibromialgia.

5:52 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal