miércoles, noviembre 25, 2009

Blanco Vs. Negro o ¿por qué no podemos ser amigos?


Es una relación sumamente lógica. Me duele algo "ergo" algo funciona mal. Mi dolor "proviene de la rodilla" ergo la rodilla funciona mal.

Es de cajón. ¿Cómo iba a ser de otra forma?. Donde esta el dolor esta el mal. Ahora falta saber si es por los meniscos, por los ligamentos, por el cartílago o por la edad (si la persona tiene más de cuarenta años). La radiografía dice que no es de hueso pero me han mandado unas pastillas para regenerar el cartílago. Falta la confirmación de la resonancia y ya casi tenemos la sentencia de quirófano, porque si en las pruebas finalmente no aparece ningún dato revelador, lo mejor es ver la rodilla desde dentro mediante una artroscopia, que apenas es invasiva.

Confuso, el paciente decide visitar a un fisioterapeuta antes de pasar por la mesa de operaciones, por si tuviera un punto de vista diferente y pudiera mandarle algún ejercicio o hacerle algún masaje que redujera el dolor. Por suerte para este paciente, le atiende un fisioterapeuta "moderno", adoctrinado en el abordaje biopsicosocial, que le hace todo tipo de preguntas y comienza por explicarle que tras cuatro meses de evolución, su dolor no tiene relación con su daño. De hecho no existe daño aparentemente puesto que ninguna de las pruebas que le han realizado hasta el momento demuestra que exista ningún daño en ninguna estructura.

Nuestro amigo fisioterapeuta le pone una presentación en powerpoint al intrigado paciente, que acaba de descubrir que lo que él consideraba un problema de la rodilla resultaba no serlo, y lo que él pensaba que hacía un fisioterapeuta (masajes y ejercicios) resultaba que tampoco. Tras una larga "charla" y un par de consejos, el paciente vuelve a casa.

El proceso de razonamiento seguido por el traumatógo que lo atendió, obviamente se basaba en la teoría, en este caso concreto, biomédica o anatomopatológica. El dolor del paciente era fruto de un daño estructural. Al menos en teoría. El problema viene a la hora de intentar "practicar teorías".

Finalmente este caso se resolvió después de que el paciente, cansado de fisiología y powerpoint, rebotó en otro terapeuta que, además de preguntarle, le valoró los diferentes componentes que, a nivel teórico, podían contribuir en ese dolor. Y así incluyó en su estudio, además de la rodilla, cadera, columna lumbar, estructuras neurales, valoración de la "pisada"... y mejoró un 100% en cuatro sesiones de tratamiento. No fue necesaria la intervención quirúrgica (en otras ocasiones imprescindible).

Las posturas encontradas son más escasas que las enfrentadas. Es difícil adaptarse a los cambios, pero necesario. El saber que además de “continente” (cuerpo físico) tenemos “contenido” (“cerebro”), que el dolor no siempre implica daño, que los filtros que procesan la información son fundamentales en la modulación del dolor, etc. no implica que debamos rasgarnos las vestiduras y renunciar a todo el conocimiento previo. Para evolucionar debemos integrar e incluir. Sumar y no sustituir.

Seguiré defendiendo que el fisioterapeuta trabaja con sus manos. Nuestro contacto físico con el paciente es una herramienta de trabajo. Podemos facilitar cambios en la percepción del cuerpo virtual de nuestro paciente. Podemos facilitar movimientos, eliminar el componente doloroso del mismo...

Podemos hacer que nuestro paciente se involucre en el proceso de tratamiento. Podemos enseñarle cómo funciona el cuerpo, por qué creemos que tiene dolor, el proceso fisiológico que subyace al mismo. Podemos darle confianza, podemos estimularle con ejercicio terapéutico...

Tenemos un abanico terapéutico amplio y cada vez con mayor respaldo científico.

Sigamos sumando (sin perder el norte...).

1 comentarios:

Blogger Samfrado ha dicho...

http://rehabilitacionymedicinafisica.blogspot.com/2010/07/envejecer-es-bueno-para-la-salud-y-la.html

Envejecer es bueno para la salud.---

Tal vez te interese esta entrada.
Aunque estoy seguro de que tendras argumentos para criticar ciertas cosas. Desde luego en lo que estamos de acuerdo es en el que el paciente tiene que involucrarse en su tratamiento y comprender lo que le pasa y que el dolor no significa daño en el tejido. El dolor de la gonalgia está en la cabeza tanto como en la rodilla.

11:58 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal