miércoles, diciembre 14, 2011

Where is the limit? (¿Dónde está el límite?)



En mi práctica clínica me he encontrado con muchísima gente diferente. Cada uno con sus creencias, actitudes, entorno, cultura... y con el tiempo he sabido valorar lo muchísimo (o “todísimo”) que influye en el sujeto. El hacer al paciente partícipe de su proceso de recuperación, dotarle no solo de herramientas, si no del control, es fundamental y demuestra mucho mejor resultado no solamente en padecientes de larga evolución si no en gente con patología de todo tipo.

He tenido la gran suerte de encontrar, gracias al “reto de cero a cien” a un grupo de gente con las ideas más claras de lo que puede parecer a simple vista, con los que comparto una misma filosofía de vida: ¿dónde está el límite?. ¿Hasta dónde somos capaces de llegar? ¿En qué momento podemos decir que hemos llegado a nuestro tope? “No, yo no soy capaz de...” ¿Por qué?

Si seguimos abordando de manera dual el binomio cuerpo-mente, podemos suponer que el límite viene marcado por nuestra “capacidad” para ejecutar una acción. Si no soy capaz de correr 80 kms. es porque mis articulaciones no están adaptadas a esa carga, mis músculos no soportarían hoy por hoy esa fatiga a la que los sometería, mi fisiología no ha sido previamente “enseñada” a responder ante ese tipo de situaciones. Pero... ¿y mi cabeza? Diariamente me encuentro con pacientes que me dicen: “no puedo correr más de cinco minutos...”. Cuando les preguntó que por qué, la mayoría no tienen un argumento razonable más allá del... “no se... simplemente no puedo”.

Con constancia, un entrenamiento bien guiado y supervisado por un profesional que nos planifique nuestra actividad en base a nuestros objetivos, podemos preparar nuestro andamiaje para cuantas “perrerías” nos propongamos. Además hace falta conocimiento. Uno debe ser consciente de que el límite lo marca uno mismo. Que lo que más dificulta nuestro avance son las zancadillas que nos ponemos nosotros mismos.

Cuando profundicé en el estudio de la pedagogía del dolor, en el área de la neurociencia, llegué a planteamientos y conclusiones muy similares a los que ésta gente se plantea. ¿Dónde esta el límite? Yo no se donde está el mío... pienso averiguarlo. Y tú, paciente, compañero o amigo se consciente de que tu límite solo lo fijas tú y seguro que con el trabajo adecuado eres capaz de superarlo.

Para la gente que quiera unirse al club, hoy miércoles 14 de diciembre tenemos previsto hacer una salida aquí en Valencia, desde el Saler (polideportivo de el Saler, nada que ver con el centro comercial de el Saler) a las 20.00. Estáis todos invitados. Lo único que se necesita es motivación y equipamiento (zapatillas, cortaviento que hará frío y un frontal porque no hay luz).

¿Sabes dónde está tu límite?

11 comentarios:

Blogger Carlos ha dicho...

Hablando de fatiga, límites, y si éstos están en tu cabeza o en tu cuerpo, Diane (de SomaSimple) publicaba estos enlaces el otro día. Échales un vistazo:

http://www.bettermovement.org/2011/research-on-central-governors/

http://www.medicalnewstoday.com/releases/238693.php

11:28 a. m.  
Blogger villovi ha dicho...

Muchísimas gracias. Ahora les pego un vistazo!

11:32 a. m.  
Anonymous Arturo Such ha dicho...

Buena entrada. En esta línea, puedes consultar el libro de Killian Jornet: correr o morir. Algunas personas tienen este aspecto muy claro y, a través de su vivencia se hace más evidente.

Saludos,

12:51 p. m.  
Blogger Xabi ha dicho...

Curioso este objetivo de buscar nuestro límite, sobre todo en cuanto al deporte se refiere. Cada vez más gente busca ir más allá, estirar la goma. No conocemos nuestro límite, lo cual quiere decir que puede que estemos lejos de él o que estemos jugando sobre la linea sin darnos cuenta hasta que el cuerpo nos avise. Y aún cuando nos avisa muchos lo ignoran.

La vida, tan corta y larga a la vez...

12:27 a. m.  
Blogger Xabi ha dicho...

Curioso este objetivo de buscar nuestro límite, sobre todo en cuanto al deporte se refiere. Cada vez más gente busca ir más allá, estirar la goma. No conocemos nuestro límite, lo cual quiere decir que puede que estemos lejos de él o que estemos jugando sobre la linea sin darnos cuenta hasta que el cuerpo nos avise. Y aún cuando nos avisa muchos lo ignoran.

La vida, tan corta y larga a la vez...pactin

12:29 a. m.  
Blogger Xabi ha dicho...

Curioso este objetivo de buscar nuestro límite, sobre todo en cuanto al deporte se refiere. Cada vez más gente busca ir más allá, estirar la goma. No conocemos nuestro límite, lo cual quiere decir que puede que estemos lejos de él o que estemos jugando sobre la linea sin darnos cuenta hasta que el cuerpo nos avise. Y aún cuando nos avisa muchos lo ignoran.

La vida, tan corta y larga a la vez...pactinim

12:30 a. m.  
Blogger villovi ha dicho...

Xabi tienes razón, es muy curioso. Estoy de acuerdo contigo. Uno debe ser cauto cuando se habla de poder traspasar una delicada línea. Cuando uno sobreentrena, cuando uno abusa, lo fácil es que se lesione, que pase factura. Cuando se habla de este tema creo que hay que entender que se hace de la mejor manera posible: bajo supervisión profesional y con coherencia. No es cuestión de salir a hacer el cabra sin más, porque seguro que tu límite físico va a llegar enseguida. La cuestión es ir poco a poco entrenando tu cuerpo pero sin exigencia extrema, de manera progresiva y siempre acompañado de buenas sensaciones. Poco a poco cada vez cuesta menos esfuerzo hacer las cosas y puedes proponerte retos un poquito más complicados o aparentemente más duros, pero sin perder nunca el norte.

9:54 p. m.  
Blogger Xabi ha dicho...

Por aquí (País Vasco) en los últimos años se ha puesto de moda hacer deporte. Hace cosa de 5 años sacaron el más dificil todavía: la maratón de montaña Zegama Aizkorri. El primer año con pocos participante, año tras año ha ido creciendo y a fecha de hoy se apunta el doble de gente que la permitida para salir y no solo eso sino que las marcas de los participantes ha bajado muchisimo. Sien el primer año de la 5 horas bajaron 5 tios, el último año por ejemplo bajaron 50 de manera que el tiempo medio necesitado por participante ha bajado mucho. Y estamos hablando de una prueba extrema.

No satisfechos con todo eso sacaron otra carrera de montaña de 100 km que empalma las cimas mas altas de por aquí.

No satisfechos con todo eso hace 2 años sacaron una ultraraid de estas con 100 millas de recorrido (166 km) y un desnivel positivo de unos 15000 metros o algo asi.

Si vas al típico cros popular de 10 km de cualquier pueblo de por aqui, con una media de 4´30´´ / km quedas de la mitad para atras en la clasificación y con una media rondando los 4´/km poco más que de la mitad para adelante.

Si vas a una marcha de montaña regulada, de estas que 40-50 km (que en su origenes estaban ideadas para ir andando y controlando el tiempo de manera que si en uno de los controles ibas demasiado rápido te obligaban a parar hasta que entraras en el tiempo que te correspondia) y la haces andando, sifrutando del paisaje, si te descuidas cuando llegas a los abituayamientos ya no queda casi comida y por supuesto llegas de los ultimos. Y en la llegada todo el mundo te habla del tiempo en el que ha hecho el recorrido.

Conclusión. Estamos desmadrados. No tenemos limites y andamos buscandolos intentando ir cada vez un poco más alla. Y tenidendo en cuenta la teoria de la omeostasis tisular... a estas alturas ya me he encontrado a mas de uno jodido de verdad y quiza para el resto de su vida por hacer tales barbaridades. Y no te molestes en decirles que se estan pasando y lo van a pagar proque no te van a hacer caso.

Y esto me lleva a preguntarme que es lo que hay detrás de todo esto. Por que relacionamos nuestra satisfacción con buscar nuestros limites, con ir más allá, mejorar nuestras marcas, ser competitivos con los demas?

No se, estamos pasados de rosca con esto de no tener bien definidos los limites. Creo que los limites se han de tener claros y se ha de educar en definirlos desde pequeños poruqe si no nos lo enseñan o no los tenemos claros andaremos buscandolos y en ocasiones andando sobre la línea. Ay que importante es que los padres pongan límites a sus hijos y que poco tiempo estan dedicando los padres a educar a sus hijos, cada vez menos. Cada vez los padres son mayores, padres de 35-40 años, padres demasiado transigentes que dejan a sus hijos que hagan lo que quieran mientras no les molesten. O sea, padres que no ponen los límites a sus hijos.


Tema muy muy amplio este de los límites. Es un tema que me da mucho que pensar.

Me he ido por los cerros de Ubeda, lo se. Pero he querido tratar sobre este concepto de una manera amplia, dejando caer o entre ver algunas cosas.

Perdon por la chapa.

9:54 a. m.  
Blogger villovi ha dicho...

Xabi:

“Creo que los limites se han de tener claros y se ha de educar en definirlos desde pequeños poruqe si no nos lo enseñan o no los tenemos claros andaremos buscandolos y en ocasiones andando sobre la línea. Ay que importante es que los padres pongan límites a sus hijos y que poco tiempo estan dedicando los padres a educar a sus hijos, cada vez menos. Cada vez los padres son mayores, padres de 35-40 años, padres demasiado transigentes que dejan a sus hijos que hagan lo que quieran mientras no les molesten. O sea, padres que no ponen los límites a sus hijos.”

Ya conté cómo comencé esta andadura hace cierto tiempo. Mi paciente (padeciente fibromiálgica) tenía sus límites demasiado definidos. NO podía correr, NO podía caminar más de media hora, NO, NO, NO... ¿Dónde esta el límite? Es una cuestión de cordura. Muchísimas pruebas de las que existen en el panorama amateur son sumamente lesivas, nocivas para la salud, sin duda. Creo que nadie en su sano juicio promueve la actividad física insalubre (o no debería hacerlo). ¿Qué distancia es la recomendable? ¿A partir de cuánto estamos pasándonos de rosca? A mi mis padres, magníficos padres sobreprotectores, no me permitían hacer actividades que pudieran lesionarme. Si por mi madre hubiera sido, estaría dentro de una preciosa urna de cristal, con la mejor de las intenciones, manteniéndome alejado de todo peligro potencial. Creo que un padre no debe empujar a su hijo hacia el borde de esa línea de la que hablas, pero tampoco debe ser la figure que coarte sus posibilidades.

Todo esto ha de ser entendido dentro de un contexto. Todo en su extremo es perjudicial y el problema que se presenta con la larga distancia es que “engancha”. ¿Por qué? No lo se... pero te adjunto el enlace de una entrada que he leído hoy que me ha parecido muy interesante para que lo valores tú mismo:

http://livanvivo.blogspot.com/2011/12/cuando-correr-se-te-va-de-las-manos.html

Un saludo!

3:05 p. m.  
Blogger Xabi ha dicho...

Está claro. Establecer cuales son lo límites es dificil y más cuando el resultado es la medio largo plazo. Pero cada cual ha de conocerse. Yo trato de conocer los mios. Y si que si corro más de la cuenta lo acabaré pagando porque tengo una escoliosis, cargo mas una pierna que la otra... Hacer una maratón? tranquilamente, esta dentro de mis limites a corto plazo. Pero a medio-largo plazo? Si algun día empiezo com problemas adios a correr, a la montaña, a la bicicleta de carretera, a la de montaña, a la nieve,... La vida es demasiado bonita como para querer vivirla en tan poco tiempo, mejor alargar esos buenos momentos.

Lo de la paciente de fibromialgia. Evidentemente ella tenia unos límites definidos pero estaban mal definidos. Y ahí entra nuestro trabajo: hacer ver al paciente que puede hacer actividad fisica, que es recomendable que lo haga,...

Respecto a la educación de los niños volvemos a lo mismo. Establecemos límites que quizá estan mal establecidos. Nadie dijo que educar un hijo fuera fácil. Para mi es una de las cosas más dificiles y sobre todo debería de ser algo vocacional, como la fisioterapia.

Da juego esto de los límites eh, jeje. Me alegro de compartir opiniones contigo, está bien pensar en alto de vez en cuando.

Un abrazo y qeu pases buenos dias. Yo lo intentare aunque este año lo tenemos dificil.

4:25 p. m.  
Blogger villovi ha dicho...

Xabi:

Muchas gracias por tus reflexiones en voz alta, siempre son interesantes coincidamos en mayor o menor medida. Tienes razón en cuanto a lo complicado de establecer límites. Lo importante creo que es no autolimitarse, pero ser conscientes de nuestras limitaciones... complicado.

Yo por ejemplo tengo una torsión tibial que me dificulta mucho la práctica del esquí. Las pocas veces que he ido, me he resentido. Por eso entiendo perfectamente lo que quieres decir.

A ver si puedo seguir leyéndote con regularidad. Todo un placer. Y disfruta que pese a lo que el panorama nos propone, esto es breve y hay que intentar disfrutarlo a diarioñ

8:32 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal